Praga es una ciudad ideal para poder pasar un fin de semana largo o un puente, es una ciudad que deja verse y pasearse durante tres días, sin la sensación de que te ha quedado algo por ver, eso si, es muy probable que quieras repetir una vez que la conoces. Os dejo los mejores sitios que no podéis perderos si venís a esta ciudad.

Staré Město

Lo primero que podéis que hacer es visitar la Plaza de la Ciudad Vieja, la verdad que es una plaza preciosa. Dentro de esta plaza encontrarás la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, la Iglesia de San Nicolás (hay otra con el mismo nombre en Malá Strana) y el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja.

Una de las principales atracciones de la plaza se encuentra en el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja, que es donde está el Reloj Astronómico, el Calendario de Josef Mánes y las figuras animadas, todo ello se encuentra junto, y cada hora en punto se produce el desfile de las figuras en las ventanas superiores del Reloj Astronómico.

Se puede subir a la Torre de Reloj, el precio ronda las 60 coronas ( 2,4 €) y te permite ver las vistas a la plaza y los principales monumentos de la ciudad. Hay que evitar las horas punta ya que sino se hace bastante pesado y no se disfruta de las vistas.

Saliendo de la plaza se llega a la Torre de la Polvora, esta torre es una de las más antiguas de la ciudad y francamente bonita. Si queremos salir de Staré Město y pasar Malá Strana vais a tener que pasar por el Puente Carlos.

Malá Strana (Ciudad Pequeña)

El Puente Carlos consta de 30 estatuas en sus 500 metros de recorrido, desde aquí se tienen unas vistas realmente bonitas al Castillo y a la zona Hradčany.

No puedes perderte la Plaza de la Ciudad Pequeña (Malostranské náměstí), la Iglesia de San Nicolás (cuesta entrar 80 coronas, aproximadamente 3,2 €) es el máximo exponente del barroco y verdaderamente un lujo, por las tardes/noches dan conciertos dentro y la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria.

Con buen tiempo te recomiendo que hagas una parada en la Isla de Kampa, es un jardín con mucha vida, cerca está el Molino Prior y el Muro de John Lenon. Si quieres hacer una excursión a pié podéis acercaros hasta el Monte Petřín, que es donde está la Torre de Petřín, es uno de los miradores más famosos de la ciudad.

Por esta zona podéis hacer una parada para tomar una buena pizza y una cerveza en St. Nicholas Café en Tržiště 10, por las noches tienen música en directo (es algo bastante común en los cafés y restaurantes de Praga), o también en el más conocido Malého Glena en Karmeliska 23, donde tienen comida típica o las socorridas hamburguesas y ensaladas, por las noches es un buen lugar para disfrutar de un concierto de jazz en directo.

Nove Mesto (La Ciudad Nueva)

Probablemente esta zona de la ciudad menos interesante desde un punto de vista arquitectónico y de tranquilidad, ya que es como muchas de la grandes capitales europeas (grandes avenidas, centros comerciales, restaurantes, etc), sin embargo, es interesante recorrerla para poder pasear por la Plaza de Wenceslao (mide 750 metros de largo por 60 de ancho).

Según se pasea por la plaza, es curioso ver los múltiples puestos de comida rápida que hay y la colas que se montan. Un menú de “Perrito caliente” con sus salchichas típicas más un vaso de coca-cola, puede costar 110 coronas.
Coronando la Plaza, se encuentra el Museo Nacional de Praga (Národní Muzeum), cuyo interior es francamente bonito.

Otros sitios de interés si ves que vas con tiempo son: la Ópera Estatal, el Teatro Nacional y el Museo Comunista (www.muzeumkomunismu.cz), por cierto, muy pequeñito, pero en él podrás ver la historia política de la República Checa del siglo pasado (XX), este museo se encuentra en un primer piso en la calle Na příkopě 10.

Barrio Judío (Josejov)

A este barrio se puede acceder desde la calle París (Parizska), es una de las salidas que se puede coger desde de la Plaza de la Ciudad Vieja. En esta calle podrás encontrar las tiendas más caras de Praga (YSL, Gucci, Prada, D&G, etc), pero lo realmente interesante de esta calle es su arquitectura, y sólo se disfruta de ella si se mira hacía arriba.

El interés de este barrio es recorrer las diferentes sinagogas (son un total de 6: Sinagoga Maisel, Sinagoga Española, Sinagoga Vieja Nueva, Sinagoga Klausen, Sigoga Alta y Sinagoga Pinkas) y el Antiguo Cementerio Judío de Praga. A través de este recorrido (no más de tres horas, siempre y cuando no te detengas en cada uno de los paneles con sus descripciones) se puede conocer cómo funcionaba una comunidad judía.

Sin duda alguna, durante el recorrido lo más impactante es el Antiguo Cementerio y  la Sinagoga Española, cuya decoración es de carácter morisco y la exposición está centrada en manuscritos, carteles, y fotografías sobre los judíos en las última décadas.

Por norma general la gente va a comprar las entradas en la taquilla que está al lado del Antiguo Cementerio, os recomiendo que si hay mucha cola, no perdáis tiempo y comprar las entradas en cualquiera de las sinagogas que hay que el barrio.

De compras

Paseando por la ciudad te darás cuenta que las tiendas están muy enfocadas al turista, con lo cual, los precios son incluso más caros que aquí en España, pero aun con todo eso, merece la pena hacer las siguientes paradas:

Si te gusta el vintage, visita la tienda de antigüedades Malostranské Starozitnictví en Nerudova 51 (Malá Strana). Puedes encontrar verdaderas joyas en plata (broches, anillos, pendientes, gargantillas y un sinfín de antigüedades) del siglo XIX y XX a precios muy asequibles (por ejemplo: un broche de plata del siglo XIX puede costar hasta 25€), la dueña y su hijo pueden hablar perfectamente inglés.

También puedes encontrar tiendas vintage de ropa en Vladislavova a la altura del número 17, tienes que entran a una plaza interior y aquí está Quasimodo Vintage Fashion. Es una tienda pequeñita con precios muy asequibles que puede variar de 30€ a 50€ al cambio por un vestido.

Quasimodo Vintage Fashion (Praga)

Otra direcciones interesantes son Retro and Vintage Clothes en Michalska 18,  Art Deco Galerie en Michaska 21, Bric a Brac en Týnská 7 o  Phase 2 Boutique en Tržiště 8. Casi todas ellas tienen ropa de firmas a  precios asequibles.

Tienda de Leeda en Praga

Tienda de Leeda (Praga)

Finalmente, visita la tienda de moda Leeda en  Bartolomejská 1, tiene unas propuestas muy divertidas y con bastante colorido, según reza en su página web, trata de reflejarse el diseño contemporáneo, la arquitectura, la música y el cine, y la verdad que no se equivocan.

 

Comentarios

  1. Micah Beshaw dice:

    Me pareció Excelente post!! Lo cierto es que refleja la realidad tal cual