Al igual que ocurre con Singapur y Malasia, viajar a Hong Kong en invierno es una buena opción debido principalmente al clima que tienen en esta época del año (en los mejores días llegan a tener hasta 25 grados). Si se va en verano, el clima será mucho más húmedo, en cualquier caso, es un espectáculo de ciudad, excesiva en sus alturas y en su exposición por y para el consumo.

La ciudad es totalmente manejable para andar por ella, se puede empezar por el Western Market en la parada de metro Sheung Wan hasta Wan Chai, y callejear para observar la mezcla de rascacielos con las tiendas que venden sepias secas y otras maravillas marinas; anticuarios, mercadillos, carnes y pescados sin refrigeración… es el contraste genial de esta ciudad.

Lippo Centre y el Banco de China

Si quieres ver la ciudad desde las alturas, hay 3 opciones:

  • The Peak, subiendo con un tranvía centenario y bajando a pie durante una hora entre las casas residenciales y un reducto de selva con camino incluido, impresionante contraste entre la vegetación y la muralla de rascacielos que se ven al frente.
  • Torre IFC, hay que sacar las entradas con antelación.
  • Restaurante Aqua, en el número 1 de Peking Rd, en Kowloon (metro Tsim Sha Tsui). Mientras te tomas un café o una cerveza tienes al frente todo el “skyline” del norte de la isla de Hong Kong, impresionante.

Una parada obligatoria: café con bandeja de pastelitos en el hotel colonial Peninsula, en Kowloon. Generalmente tienen orquesta (en un balcón) con repertorio clásico. No hay que ir de etiqueta pero solicitan unos mínimos.

Bahía de Hong Kong

Bahía de Hong Kong

Para ver un Hong Kong verde: hay que coger en Central un ferry hasta la isla de Lamma. Una ruta verde y relajante durante horas, con un nuevo contraste curioso: la central eléctrica, sin desperdicio.

En la isla de Lantau hay un buda gigante, se llega con metro (parada Tung Chung) y luego cable-car, taxi o autobús; además de Disneylandia.

Vistas desde The Peak

En Central está el templo de Man Mo, al final de la calle Hollywood Road, una calle muy chula de anticuarios y pijadas varias.

De compras por la ciudad

Centros comerciales: Times Square en metro Causeway Bay, es uno de mis favoritos, suele estar repleto. En Kowloon hay centro comercial, este es gigantesco, el Ocean Terminal, numerosas entradas, pero para comenzar, entrar por las puertas que están frente al Star Ferry Pier.

Stanley Market, en Stanley, al sur de la isla de Hong Kong, se llega en bus y está lleno de mercadillos callejeros. En taxi desde Central no cuesta más de 110 HKD, unos 10 euros. Coger el tranvía (sólo hay en el norte de la isla de Hong Kong) cuando no esté muy lleno, va tan lento que puedes hacer fotos chulísimas de la ciudad.

Coger también el Star ferry entre Central o Wan Chai y Kowloon. El trayecto es cortito, baratísimo y, nuevamente, muy fotografiable.

De copas/cena por la ciudad

La zona del Soho es más tranquila y lo tiene todo. La más bulliciosa es Lan Kwai Fong, y está abierta hasta más tarde, ambas zonas están en Central.

No puedes irte de Hong Kong sin probar la comida más tradicional, las “tapas” locales: Dim Sum. Un buen lugar por lo tradicional, sería el restaurante Metropol, 4ª planta, en el edificio United Centre, en el metro Admiralty. Las camareras pasan con un carrito y lo único que hay que hacer es señalar si quieres una de las cosas que llevan o no y esperar a la siguiente tanda. Lo importante es no agobiarse y comer al ritmo que se quiera. Lo digo porque los Dim Sum fríos no valen nada, así que hay que pedir y comer, y esperar al siguiente calentito.

Si también has estado en Hong Kong y conoces alguna tienda, centro comercial o barrio que te gustaría recomendar, ¡adelante, compártelo!

 

1 Comment

 

  1. Pingback : Qué ver en Taipei: Rutas por la Isla de Taiwan | Blog de Viajes y Tendencias de Moda | by Esther Checa

Leave a reply

 

Your email address will not be published.